RSS
Minientrada
19 Abr

La primera vez que oí hablar del EGO, en esto de la “metafísica”, “crecimiento_personal” o como quieras llamarlo, creí que se estaban metiendo conmigo, literal, si alguien te dice: “eso va a ser tu EGO”, me dieron ganas de contestarle: “porque tu lo digas”, por prudencia o, la poca sensatez que a veces surge de lo más interno,  me llevó a decir un “melosplique” y fue mi primera vez desde un nuevo estado de semignorancia que me di cuenta que no estoy sola en mi cabeza.

El EGO según la Kabbalah son las iniciales de El Gran Oponente y en eZóhar nos explican que desde el momento que salimos del útero, tenemos a nuestro socio –el Oponente– unido a nuestra cadera. Por ello que se relacione a nivel físico con el ombligo. Y siempre se encuentra allí para retarnos. Nuestra misión es descubrir cuando y como quiere influirnos este enemigo interno. A la vez que, tenemos que mantener en mente que luchar contra nuestro lado oscuro nos empuja a la grandeza.

Es imposible acabar con el EGO ya que solo al morir, muere el EGO conmigo, lo único que podemos hacer es convertirle en nuestro aliado, descubriendo sus disfraces y sus trampas para conseguir nuestro propósito sin ser arrastrados hacía donde no queremos ir.

Cada vez que nos arrepentimos de re-acciones con los demás o con nosotros mismos, es porque el EGO a ganado la batalla (esa batalla, descubrirle aunque sea tarde es parte de una victoria). El EGO está demasiado acostumbrado a ganar, sobre todo porque estamos confundidos en cuanto a quién es y cómo inter-actúa con nosotros. Nos lleva a realizar acciones de las que después nos obligará a arrepentirnos una y mil veces, a contradecirnos y repetir en aquellas cosas que pactamos con nosotros mismos no volver a hacer, piedras en las que tropezamos demasiadas veces.

Pero el EGO está presente en muchas ocasiones, hay quien cree que solo se disfraza de prepotente vanidoso, nada más lejos de la realidad, es capaz de disfrazarse de cualquier cosa que podamos llegar a pensar, el EGO tiene multitud de disfraces y no resulta nada fácil descubrir.

Existen innumerables formulas para detectar cuando estoy decidiendo yo o, es el él que esté decidiendo por mi, a mi me gusta hacerme varias preguntas:

– Primera pregunta ¿porqué me encuentro en esta situación emocional? a esta pregunta me va a contestar el EGO, una vez que tengo la respuesta del EGO, me hago la

– Segunda pregunta: ¿para qué he venido hasta aquí?, de forma que retomo en mi el “propósito” que me ha llevado a donde estoy, esa es la respuesta del espíritu y es lo que el EGO no quiere que lleve a cabo.

En ese momento tomo la decisión de ese momento en particular y siempre será aquella que no tenga consecuencias negativas para mi, ya que no estoy dispuesta a sufrir los reproches de mi EGO por haber actuado de forma lesiva hacia otra persona y no me importa sufrir sus quejas por no haber hecho daño a otra persona.

Se hace cuesta arriba cuando consideras esta labor una pelea con el EGO, se hace mucho más llevadero si lo consideras un juego, en la guerra tanto ganadores como perdedores tienen bajas y acusan el cansancio de la batalla, sin embargo, en el juego cada vez que consigues algo te dan más ganas de jugar y cuando no lo consigues lo intentas de nuevo con el aprendizaje de la última vez que perdiste…

Si os interesa el tema y queréis que volvamos a tratarlo, dejadme vuestros comentarios para ser más explicita en aquellos aspectos que vosotros consideréis que hay que tratar más a fondo.

Maika Aceitón

El EGO y sus trampas

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 19 de abril de 2012 en Crecimiento personal, Desarrollo personal, EGO, Reiki, Terapias

 

Etiquetas: , , , , ,

Una respuesta a “El EGO y sus trampas

  1. Mario

    26 de septiembre de 2012 at 11:26 PM

    Hola, gracias por tu buena disposición. Me estoy recién adentrando en temas de metafísica y uno de los conceptos que me ha sido dificultuoso entender o mas que entender identificar, es el ego.

    Cuando actúo por el influjo del ego o del espíritu??

    En realidad, en parte lo sé distinguir, pero tras un ánálisis posterior, la idea es darse cuenta cuando se está dando la lucha entre el espíritu y el ego y reaccionar en forma adecuada, no posteriormente, donde hay que pedir disculpas, etc.

    Agradezco tu apoyo.

    Mario Rivera

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: